Año Familia Amoris Laetitia

Publicado por
Año Familia Amoris Laetitia
(Fuente:  www.amorislaetitia.va - Vatican News)
Hemos comenzado el día 19 de marzo, Solemnidad de San José, el año dedicado a la familia en el quinto aniversario de Amoris Laetitia. Este año fue convocado por el Papa Francisco el  día 27 de diciembre de 2020 para madurar los frutos de la Exhortación Apostólica Postsinodal. La conclusión está fijada para el 26 de junio de 2022 con motivo del décimo Encuentro Mundial de las Familias en Roma, que tendrá como tema “El amor familiar: vocación y camino de santidad.”
El año de la «Familia Amoris Laetitia» es una iniciativa del Papa Francisco que se propone llegar a todas las familias del mundo a través de propuestas espirituales, pastorales y culturales que se podrán llevar a cabo en las parroquias, diócesis, universidades, movimientos eclesiales y asociaciones familiares. El objetivo es ofrecer a la Iglesia oportunidades de reflexión y profundización para vivir concretamente la riqueza de la exhortación apostólica Amoris Laetitia. Según la presentación de este año realizada por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, encargado de coordinar las iniciativas pastorales, espirituales y culturales. En su página web en 5 idiomas, www.amorislaetitia.va, ha puesto a disposición ayudas y ha anunciado conferencias y estudios en profundidad sobre el documento pontificio. 
La experiencia de la pandemia ha puesto de relieve el papel central de la familia como Iglesia doméstica y la importancia de los lazos comunitarios entre las familias, que hacen de la Iglesia una «familia de familias» (AL 87). Esta merece un año de celebraciones para que sea puesta en el centro del compromiso y del cuidado de cada realidad pastoral y eclesial.

Los objetivos

  •        Difundir el contenido de la exhortación apostólica Amoris Laetitia, para hacer experimentar que el Evangelio de la familia es alegría que «llena el corazón y la vida entera» (AL 200).
  •        Anunciar que el sacramento del matrimonio es un don y tiene en sí mismo una fuerza transformadora del amor humano. Para ello es necesario que los pastores y las familias caminen juntos en una corresponsabilidad y complementariedad pastoral entre las diferentes vocaciones en la Iglesia (Cf. AL 203).
  •        Hacer a las familias protagonistas de la pastoral familia. Para ello se requiere «un esfuerzo evangelizador y catequístico dirigido a la familia» (AL 200), ya que una familia discípula se convierte también en una familia misionera.
  •        Concienciar a los jóvenes de la importancia de la formación en la verdad del amor y el don de sí mismos, con iniciativas dedicadas a ellos.
  •        Ampliar la mirada y la acción de la pastoral familiar para que se convierta en transversal, para incluir a los esposos, a los niños, a los jóvenes, a las personas mayores y las situaciones de fragilidad familiar.
“Apoyemos a la familia, defendámosla de todo lo que comprometa su belleza. Acerquémonos a este misterio del amor con asombro, discreción y ternura. Y comprometámonos a salvaguardar sus preciosos y delicados vínculos”, lo dijo el Papa Francisco en su mensaje a los participantes en el webinar sobre “Nuestro amor cotidiano”, organizado por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, en colaboración con la Diócesis de Roma y el Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II, en la apertura del Año dedicado a la Familia, con ocasión del V Aniversario de la publicación de la Exhortación Postsinodal “Amoris laetitia”.
El Santo Padre subrayó que “la intención principal del Documento es comunicar, en un tiempo y una cultura profundamente cambiados, que hoy es necesaria una nueva mirada a la familia por parte de la Iglesia: no basta con reiterar el valor y la importancia de la doctrina, si no nos convertimos en custodios de la belleza de la familia y si no cuidamos con compasión su fragilidad y sus heridas”.
El Papa puso de relieve el amor cotidiano, se trata del amor generado por la sencillez y el trabajo silencioso de la vida de pareja, por ese compromiso cotidiano y a veces agotador que llevan a cabo los cónyuges, las madres, los padres, los hijos. Agregó que: “Un Evangelio que se propone como una doctrina caída de lo alto y no entra en la "carne" de esta vida cotidiana, corre el riesgo de quedarse en una bella teoría y, a veces, de ser vivido como una obligación moral. Estamos llamados a acompañar, a escuchar, a bendecir el camino de las familias; no sólo a trazar la dirección, sino a hacer el camino con ellas; a entrar en los hogares con discreción y con amor, para decir a los esposos: la Iglesia está con ustedes, el Señor está cerca de ustedes, queremos ayudarles a conservar el don que han recibido”.
Francisco  firmó la Exhortación Apostólica precisamente el 19 de marzo de 2016 en pleno Jubileo de la Misericordia y bajo la protección de San José. En el inicio de este año os dejamos la oración que se encuentra en la conclusión de Amoris laetitia y desde las Librerías ARS nos sumamos a esta invitación que se nos hace e intentaremos acompañaros con propuestas de lectura.

Oración a la Sagrada Familia

"Jesús, María y José, en vosotros contemplamos el esplendor del verdadero amor, a vosotros, confiadamente, nos encomendamos,
Hacer de nuestras familias lugares de comunión y cenáculos de oración, auténticas escuelas del Evangelio y pequeñas Iglesias domésticas,
Que nunca más haya violencia, cerrazón y división en las familias; que quien haya sido herido o escandalizado sea prontamente consolado y curado, hacernos conscientes del carácter sagrado e inviolable de la familia, de su belleza en el plan de Dios".